sábado, 13 de diciembre de 2008

Mi Burrito sabanero - Musica de Venezuela






Un poquito de historia sobre la Canción "Mi Burrito Sabanero" Compositor Hugo Blanco - Venezolano.

El Burrito Sabanero: La dulzura del canto infantil


Las voces de La Rondallita elevaron a la fama hace más de treinta años a esta composición de Hugo Blanco que ha recorrido el mundo y que recientemente han versionado Juanes y Voz Veis. 10% de los lectores de El-Nacional.com votaron por esta melodía como emblema de la Navidad.
El famoso Toppo Giggio rechazó montarse sobre el Burrito Sabanero que se dirigía a Belén. Así relató Hugo Blanco, reconocido compositor venezolano a quien le habían encomendado la creación de cuatro temas musicales para un disco navideño del muñeco que había cumplido una exitosa temporada en Venezuela.

Las canciones encargadas, entre las que estaba El Burrito Sabanero, fueron enviadas a México, pero el disco salió sin que ninguna de las melodías de Blanco figuraran. Tiempo después, el autor - que en la época era productor musical de Simón Díaz - le propuso al artista que la grabara en uno de sus trabajos discográficos y así lo hizo, pero a pesar de los esfuerzos éste era un tema infantil y por eso pasó absolutamente inadvertido cuando se lanzó. El cuadrúpedo seguía sin una voz que lo identificara.

Un año después, la canción fue grabada por La Rondallita, un grupo de voces pertenecientes al Coro Infantil Venezuela que el compositor había escogido para la ocasión, y entre los chiquillos estaba Ricardo Cuenci, quien se encargó de entonar las estrofas y hoy, de acuerdo al diario colombiano El Tiempo se resiente de no haber obtenido ganancia alguna por esta versión con la que, finalmente, se pudo alcanzar el éxito.

La melodía navideña atravesó fronteras y llegó hasta Puerto Rico, en donde el público aclamaba por un concierto del grupo. Un empresario le pidió a Hugo Blanco llevar al coro hasta San Juan, pero había un problema: ¡No había tal agrupación!!! Los pequeños sólo habían sido convocados para la grabación y ya se habían desintegrado.

La generosa oferta del empresario hizo que el autor se animara a buscar a los chicos y poco después partieron todos a la isla caribeña, a excepción de Cuenci a quien la voz le había cambiado, de acuerdo a Blanco. Allí actuaron en un estadio lleno y también en televisión y así pudieron montar un espectáculo que inclusive tenía a un burro verdadero que se paseaba entre el público. Eran la sensación, el Toppo Giggio jamás lo habría imaginado.

Para el compositor, la trascendencia del tema radica en su tono infantil, en la incorporación de dos elementos del pesebre: el Niño Jesús y un burrito, y en la ternura de las voces pueriles que la cantan. "Desde los tres años los niños se enamoran del tema (...) Además, uno oye una canción dos o tres veces pero el niño la canta y la oye 7.000 veces y pasa la navidad y la sigue cantando", comentó.

Ni el mismo Blanco sabe a ciencia cierta cuántas versiones existen de El Burrito Sabanero, pero ha sido entonada por voces tan famosas y actuales como la del colombiano Juanes o las de los marabinos de Voz Veis. De paso, el tema se repite año a año en el repertorio que las maestras enseñan a los pequeños durante sus primeros grados de estudio. Sólo su compositor había presentido que se convertiría en el ícono que hoy es.

Fuente de la Noticia: El-nacional.com